Si has viajado frecuentemente muchas veces seguramente has tenido que rentar un coche y habrás de coincidir que esa tarea es mucho más sencilla ahora que años atrás, gracias al incremento de empresas alquiladoras.

Hoy podemos escoger el coche a alquilar entre una amplia variedad de opciones, que muchas veces nos permiten disfrutar de los viajes a bordo de uno de nuestros modelos preferidos. No obstante, la abundancia también tiene su lado negativo, y es que cuando no se conocen bien las características de las distintas opciones, siempre estará latente la duda de si realmente nos fuimos con la mejor.

Por ello quisimos traerte este artículo, en el que te hablaremos de los distintos tipos de alquileres que tienes a tu disposición. Conociéndolos bien seguramente estarás en mejores condiciones de decidir cuál es la opción indicada para ti en cada uno de tus viajes.

El tradicional rent-a-car

Esta opción es la tradicional para la mayoría de las personas. A ella recurrimos cuando necesitamos un coche en la mayor parte de nuestros viajes, sobre todo en vacaciones, para movernos con relativa sencillez.

En sentido general en un rent-a-car podemos alquilar dos tipos de coches; pequeños para circular fácilmente por todas las calles del lugar que se visita o grandes según necesite cada familia.

Posibilidad de rentar conductor

Hoy podemos rentar coches con conductores incluidos si así lo quisiéramos. Normalmente el viajero prefiere tener el control del timón pero la apuesta a ponerlo en manos de un conductor profesional gana cada vez más adeptos.

Empresas punteras extranjeras ofrecen esta posibilidad no solo para modelos de coches exclusivos o de alta gama, sino también para muchos modelos ubicados entre los preferidos por los viajeros. En España este servicio en coches es poco habitual. Donde es más normal alquilar vehículos con conductor es en el caso del alquiler de vehículos industriales, como furgonetas pequeñas o turismos mixtos, furgonetas grandes o incluso furgonetas de gran volumen o camiones carrozados.

Renta a particulares

Este tipo de alquiler, típico de empresas como Amovens, puede definirse como uno de los más exitosos por sus ofertas y variedad de modelos.

El esquema del negocio es bastante sencillo. Los propietarios interesados en rentar su coche publican la marca, modelo, precio y fotografías del mismo en la web de una empresa alquiladora basada en esta tipología y esperan por el interés de algún arrendatario.

Este a su vez reserva el coche de su preferencia y efectúa el pago de forma online, y luego va a recogerlo a la dirección convenida.

Una vez terminado el período de alquiler el arrendatario devuelve el coche a su dueño, quien comprobará que todo esté en perfecto estado.

Alquiler dirigido a profesionales

Las empresas que ofrecen este tipo de alquiler se dedican a rentar vehículos especiales a empresas o profesionales, normalmente del sector de transporte de cargas. Entre dichos vehículos podemos encontrar furgonetas, monovolúmenes y todoterrenos (fuente: Rastreator).

Exclusividad

Muchas empresas de alquiler de coches basan su esquema de negocio en la exclusividad, definida por la disponibilidad de coches de lujo y alta gama no solo para clientes de fuerte adquisición.

Son empresas que ponen a la disposición de sus clientes la opción de encontrar modelos impresionantes, descapotables, deportivos o formales, de marcas como BMW, Mercedes-Benz, Maserati, Porsche y Audi; y todo por precios relativamente económicos, para que aquellos que no pueden permitirse comprar un auto exclusivo si puedan conducirlo, permitiéndose un pequeño “capricho” durante su viaje.

Eso sí, los requisitos para alquilar este tipo de coches deportivos son muchos y bastante restrictivos.

Dejar respuesta