Las personas que padecen de alguna discapacidad, en el día a día tienen que hacer frente a muchos problemas. Pero, gracias al gran esfuerzo de muchos profesionales, han logrado adaptarse para llevar una vida sin muchos problemas.

Cada vez están más integrados

Es cierto que el colectivo de los discapacitados es uno de los que peor se encuentra en lo que a situación laboral se refiere. Sin embargo, en su día a día, cuentan con todo tipo de herramientas para que este les resulte más fácil.

En sus hogares, ya hay cientos de productos que les ayudan a ganar más independencia, como muebles que se adaptan a sus necesidades, u objetos que les hace que sea más fácil alcanzar algo, como unas pinzas extensibles para agarrar objetos que estén a mucha altura. Con esto, muchos productos de baño para que una persona con discapacidad no tenga que recurrir a una tercera persona para las tareas de higiene personal o barras y otros objetos que pueden instalarse en la casa para que tengan más autonomía.

También se está comenzando a pensar cada vez más en ellos en las calles. Muchas de las obras están destinadas a crear accesibilidad urbana en las ciudades para personas con discapacidad, construyendo pasarelas o desniveles para que puedan subir y bajar de las aceras sin problemas. Pero no solo esto, sino que la mayoría de los nuevos edificios que se construyen cuentan con todos los accesos para personas con discapacidad, como rampas o ascensores amplios.

En el área laboral se han incorporado todo tipo de medidas para que esté colectivo esté bien integrado, con aparatos especiales para que puedan desempeñar un puesto de trabajo sin tener muchos problemas. Además de que la gran cantidad de fondos destinados para la inserción de este colectivo en un mercado que se está recuperando de una manera muy lenta, pero segura.

Dejar respuesta