impuesto de matriculacionEl impuesto de matriculación dependerá siempre del precio de compra de nuestro coche. Una recomendación global sería comprar el coche en el momento en que le resulte más económico.

Para ello deberíamos conocer el precio actual del vehículo, las emisiones de CO2 homologadas para ese vehículo y el precio que la marca establecerá para ese coche en las tarifas del 2008 (es de suponer que las marcas efectuarán pequeñas correcciones en sus tarifas para evitar dejar algunos modelos mal posicionados en su gama y frente a la competencia).

Para conocer si, en teoría, el coche será más económico en 2013 deberemos comparar el impuesto que actualmente paga con el de nueva aplicación.

Si el coche es inferior a 2.000 c.c. en Diesel o 1.600 c.c. en gasolina actualmente paga un 7% de Impuesto de Matriculación. Si no, paga el 12%. A partir de Enero esto cambiará y se aplicarán unas nuevas tablas en función de las emisiones de Co2.

 Existen 4 tramos de tipo impositivo para el impuesto de matriculación:

  • Emisiones inferiores a 120g/km: Exento
  • De 120 a 160 g/km: 4,75%
  • De 161 a 200 g/km: 9,75%
  • Más de 200 g/km: 14,75%

Como regla general podríamos decir que los coches con motores “pequeños” pagarán menos impuestos de matriculación y los coches con motores “grandes” pagarán un poco más que hasta la fecha. Aunque habrá que revisar cada caso ya que seguro que encontraremos excepciones.

Además los motores diesel juegan con ventaja frente a los gasolina convencionales al emitir menos CO2 pese a ser más potentes. Otro tema son los motores preparados para funcionar con Bioetanol (E85) cada vez más extendido en Europa, pero no en España donde todavía no existe una red mínima de gasolineras preparadas. Estos modelos pueden llegar e emitir hasta un 80% menos de CO2 que su homólogo de gasolina, por lo que es de suponer que, por potente que sea el vehículo, estaría exento del pago del impuesto. (Actualmente no existen cifras de consumos y emisiones homologadas para este tipo de vehículos, que deben regirse por sus consumos homologados con gasolina convencional).

Seguramente nos costará acostumbrarnos a algunas cosas curiosas que veremos con el nuevo impuesto. Hay que tener en cuenta que tiene más importancia el “tamaño” del motor que propiamente el del coche. De modo que puede suceder que un Seat Ibiza 1.6 gasolina pague un 9,75% del nuevo impuesto mientras que un Seat Altea XL 2.0 TDI 140 DSG (más grande en tamaño y más potente en motor) pague sólo un 4,75%.

Los vehículos que usan tecnología híbrida (motor eléctrico junto a motor de gasolina) consiguen también unas cifras bajas de emisiones que sitúan, por ejemplo, al Lexus Rh400 (el SUV de gran tamaño de la marca) por debajo de los 200 gr/km, por lo que pagará el 9,75% (lo mismo que algunos utilitarios de gasolina) con 2 toneladas de peso. Ver para creer.

Compartir
Artículo siguienteNissan Tiida

Dejar respuesta